Logo Viasur Andalucía
Viasur, la experencia y casas con encanto para tus vacaciones, desde 1995.
  • 958 793 667
  • 637 517 523

Lugares a Visitar en Granada

Barrio El Realejo Regresar

Barrio El Realejo

Incluso antes de la llegada de los arabes, en el siglo VIII, los judíos tenían su ciudadela en la orilla izquierda del río Darro. La ciudad se identificó con ellos de tal manera que los arabes la llamaban "Garnata al-Yahud", Granada de los judíos. Cuando los cristianos tomaron la ciudad, arrasaron el barrio de los detestados judíos y lo renombraron El Realejo, pues había sido apropiado por la Corona. Es una zona repleta para disfrutar de las afamadas tapas granadinas en alguno de sus bares. Los espacios públicos importantes del barrio son el Palacio de los Condes de Gabia, el Teatro Alhambra y el Campo del Príncipe.

Campo de El Príncipe Ir a Arriba Regresar

Campo de El Príncipe

La tradición atribuye el nombre al hecho de haber muerto en el lugar, al caer del caballo, un príncipe cristiano o haberse depositado en una de las huertas cercanas el cadáver de un príncipe árabe. Aquí también se ha dicho que fue expuesto el de Muley Hacén, traído en acémila, por orden del Zagal a testimoniar su muerte. Fue antiguamente el centro del barrio Judío. Tomando la calle Molinos y ascendiendo por la calle Escuelas, llegamos a esta conocida plaza. Gracias a su ubicación podemos gozar de una espléndida vista de los barrios de la Antequeruela y Mauror y parte del otrora llamado Balcón del Paraíso (los Mártires). En el Campo del Príncipe está la iglesia del patrón de Granada, San Cecilio y el Hospital Militar. En la actualidad los atardeceres y las noches son bulliciosas y animadas ambiente propiciado por los numerosos bares que lo vivifican. Desde la cuesta que sube desde el podemos acceder al bosque de la Alhambra.

Alcaicería Ir a Arriba Regresar

Alcaicería

El gran zoco de Granada actualmente es una reducida parte y reinterpretación neomudéjar de lo que fue en su día el gran bazar que se extendía desde Plaza Nueva hasta la Plaza Bibarrambla y que se destruyo en un incendio en 1843. Su nombre “al-Kaysar-ia” es de origen latino y significa literalmente "La casa de César". Los árabes lo llamaron así, en reconocimiento al Emperador Justiniano por la concesión de la venta y fabricación de seda. Tradicionalmente, estos bazares se situaban en el centro de la ciudad, con unas fondas donde los comerciantes podían alojarse, y con unas puertas en todas las entradas para evitar el pillaje y que se cerraban por las noches. La Alcaicería de hoy está dedicada a las tiendas de recuerdos turísticos, donde se vende la artesanía granadina: la cerámica pintada conocida como fajalauza, la incrustación de madera o taracea.

Zacatín Ir a Arriba Regresar

Esta calle se extendió desde Plaza Bibarrambla hasta Plaza Nueva, corriendo paralela al Río Darro antes que el río fuese cubierto. Zacatín significa "Mercado de ropa" y fue aquí donde se vendía los textiles y la tela en la parte inferior de la calle en épocas árabes, cuando había solamente unas chozas en las orillas del río. Había también una gran variedad de toda clase de artesanos como por ejemplo plateros, curtidores, tintoreros, zapateros, sombrereros, merceros en la zona y algunos nombres de calles reflejan todavía estas actividades. A partir del año 1491, a fin de crear una mejor sensación de orden, se reorganizó todo y cada actividad fue asignada una zona distinta. Los plateros por lo tanto fueron trasladados a la entrada principal de la Alcaicería. Es una zona exclusiva para ir de comprar pero su localización invita a pasear por ella.

Carmen de los Mártires Ir a Arriba Regresar

Carmen de los Mártires

El Carmen de los Mártires se encuentra situado junto a los bosques de la Alhambra. El lugar toma su nombre de los silos y mazmorras que en él existían en tiempos de los árabes, donde se supone que algunos cristianos sufrieron martirio, por lo que los Reyes Católicos erigieron una ermita dedicada a los Santos Mártires. Posteriormente, se construyó en el lugar un convento de Carmelitas Descalzos, del que fue prior San Juan de la Cruz entre 1582-1588. Aún hoy, se puede contemplar en los jardines el cedro (o ciprés) de San Juan de la Cruz, del que la tradición dice fue plantado por el santo. El convento fue destruido en 1842 y los terrenos fueron adquiridos por un particular, quién edificó el actual palacete rodeado por bellos jardines de diferentes estilos. De entre éstos, destacan el denominado jardín romántico, con lago, isla, torreón y escondidas fuentes; el jardín monacal, con cultivo de plantas aromáticas y medicinales; el jardín oriental, con una fuente rodeada de palmeras y el patio islámico, con acequia y gruta, entre otros. Todos ellos sorprenden por su variedad y belleza. Posee unas vistas interesantes de la Alhambra y unas vistas excelentes de la ciudad de Granada y de Sierra Nevada. Es el lugar idóneo para dar un paseo, ideal para relajarse y escapar del alboroto de la ciudad.

El Albaicín Ir a Arriba Regresar

El Albaicín

El Albaicín o Albayzín fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994. En tiempos de la dominación árabe, este barrio fue junto el de la Alcazaba, el núcleo donde se concentraba la población. Aunque los hallazgos arqueológicos, entre los que se encuentra la muralla ibérica, evidencian que es uno de los lugares habitados desde la antigüedad. En cualquier caso, la cantidad de monumentos que surgen de sus callejuelas, como mezquitas, aljibes y fuentes públicas demuestran que fue una de las zonas más pobladas de Granada. Su extensión abarca desde las murallas de la Alcazaba hasta el cerro de San Miguel, y, por otro lado, desde la Puerta de Guadix hasta la Alcazaba. Esta situación privilegiada lo convierte en uno de los lugares más pintorescos de la ciudad.

La historia del Albaicín cobra protagonismo cuando a partir del siglo VIII se instalan sus nuevos habitantes árabes. Parece ser que fue entonces cuando se construye la primera fortaleza, conocida con el tiempo como Alcazaba Qadima o vieja. La Plaza de San Nicolás constituía su centro y sus murallas se extendían desde la Plaza de Bibalbonud (hoy placeta del Abad), hasta la del Cristo de la Azucena. Un siglo después, hacia mediados del IX, las luchas entre árabes, mozárabes y muladíes provocaron su decadencia, hasta que en el siglo XI recuperó su brío con la dinastía Zirí.

En esta época volvieron a ampliarse los límites del Albaicín hasta la Puerta de Monaita y San Juan de los Reyes para enlazar con la Puerta de Bibalbonud. En el siglo XIII, Alhamar, fundador de la dinastía nazarí, decidió trasladarse a la colina de la Alhambra. De este modo la Alcazaba Qadima dejó de ser centro de poder. Con la reconquista cristiana, iría progresivamente perdiendo su esplendor. Al principio se construyeron iglesias y se instaló allí la chancillería. En tiempos de Felipe II, tras la rebelión y posterior expulsión de los moriscos, el barrio se quedó cada vez más despoblado. A pesar del abandono, hubo un momento en que los románticos lograron en parte su recuperación, pero esta circunstancia no pudo evitar su deterioro. En la actualidad, esta zona conserva el encanto de la historia. El interior de sus casas es una prueba más del legado árabe.

Mirador de San Nocilás

Mirador de San Nicolás: Desde esta pequeña plaza del barrio del Albaicín cercana a la iglesia de San Nicolás, considerada la más antigua de la zona, se contempla una de las mejores vistas de la Alhambra, la Vega de Granada y Sierra Nevada. El viajero podrá sentir una espacial sensación cuando por la noche dirige su mirada hacia la iluminada Alhambra, gracias a que el mirador apenas tiene iluminación para crear un ambiente especial y mágico. Tras el mirador, el viajero puede recuperar fuerzas en las terrazas de varios restaurantes, especialmente si ha subido caminando por las cuestas del Albaicín.

Mirador del Carril de la Lona: Al situarse en una colina, el barrio del Albaicín nos permite contemplar desde diferentes miradores la ciudad de Granada, la Vega, la Alhambra y Sierra Nevada. El Mirador de la Lona es uno de los más atractivos, junto al de San Nicolás.

El Sacromonte Ir a Arriba Regresar

Sacromonte

El Sacromonte tiene fama entre los extranjeros por sus zambras gitanas. Desde principios del siglo XIX, los visitantes del Norte, siempre ávidos de sensaciones fuertes, hicieron el peregrinaje a las cuevas de los calés. Actualmente sus cuevas han sido ocupadas por extranjeros de tendencias artísticas-liberales. Se puede darsacromonte granada un paseo encantador por La Vereda de En medio con sus magníficas vistas de la Alhambra y el Albaicin, a la sombra de la muralla nazarí del siglo XIV. Al Sacromonte se suele subir por el Paseo de los Tristes y la cuesta del Chapiz, que a su derecha, deja un edificio que la suerte del destino ha ubicado en territorio ajeno. Es el palacio de los Córdova que viajó en otros tiempos desde su original ubicación en el centro de la ciudad y que ahora es Archivo Municipal. Las casas del Chapiz, de las que la cuesta recibe el nombre, sí que son naturales de la zona y como páginas de la historia de la ciudad, transitan sin pudor entre sus patios, los gustos arquitectónicos de muchos siglos. A partir de este punto del camino, ya no hay monumentos, ni viejas casa nobles, ni piedras con historia. Pero hay que destacar La Zambra "LA ROCÍO" del Sacromonte, de reputación mundial como uno de los lugares donde el flamenco alcanza su máxima expresión y calidad. El origen de la fiesta de la zambra se remonta al s.XVI, en concreto, a los rituales nupciales de los moriscos en la ciudad. La particularidad de esta fiesta en "la Rocío" es el emplazamiento (interior de una cueva) así como el carácter familiar de todo el espectáculo, ya que la mayoría de los artistas son miembros de la misma familia.

Fuente del Avellano Ir a Arriba Regresar

Desde el Puente del Algillo se llega a la Fuente del Avellano. Este lugar es célebre por las tertulias que allí tenían lugar. Entre los participantes, destacaba la figura de Angel Ganivet.

Plazas Ir a Arriba Regresar

Plaza Birrambla

Plaza de Bibarrambla su nombre Bibarrambla significa "Puerta del Río" ya que la plaza se situaba originalmente en la orilla arenosa del río. Era el lugar donde se entraba a la ciudad baja. Después de la Conquista Cristiana, se celebraron los autos de fe en la plaza para decidir la suerte de muchos ciudadanos. Fue conocida como el Arco de las Orejas, porque, en la Edad Media, se clavaban a su fachada las extremidades de los ladrones, después de amputárselas públicamente. La Fuente de los Gigantes que actualmente está en el centro de la plaza Bibarrambla fue construida en el siglo XVII con piedra de Elvira y traslada aquí en 1940. Tiene unos gigantes que apoyan una pila inferior con una estatua de Neptuno arriba. Hoy la plaza es famosa por sus puestos de flores. La vieja puerta se demolió hace más de un siglo, pero algunos amantes de Granada salvaron sus piedras, reconstruyéndolas en el bosque de la Alhambra. La Plaza Bibarrambla en la actualidad es un corazón de la vida social granadina una plaza llena de luz, repleta de terrazas de restaurantes, tilos y floristerías. Es un mercedado lugar de relax tras visitar los monumentos del centro granadino.

Plaza de Isabel la Católica es una de las plazas más neurálgicas de la ciudad, equiparable en situación estratégica al Valle de Lecrín, desde ella tenemos acceso a gran cantidad de monumentos y museos. En su centro tiene el Monumento a las Capitulaciones, monumento conmemorativo levantado el cuarto centenario del descubrimiento de América, en el se representa a Isabel la Católica, en el momento de hacer las Capitulaciones a Cristóbal Colón, por las que se le faculta para explorar los territorios que puedan existir más allá del Atlántico.

Plaza de la Universidad se encuentra enclavada la Universidad, en la actualidad Facultad de Derecho, con una magnífica portada barroca. Junto a ella la iglesia de San Justo y Pastor. La pequeña plaza está presidida por la figura del emperador Carlos I.

Plaza de San Miguel el Bajo en esta plaza del Barrio del Albaicín encontramos la iglesia de San Miguel el Bajo y un aljibe de época musulmán. El nombre de la plaza vendría motivado por la existencia en la ciudad de Granada de una ermita también dedicada a San Miguel en un lugar más elevado. Destaca la presencia en el lado sur de la plaza del llamado Cristo de las Lañas, un imagen religiosa que fue arrastrada y destruida por los soldados republicanos durante la Guerra Civil. Sus restos fueron guardados por los vecinos, reconstruyendo la imagen sagrada con lañas, de ahí su nombre. Esta plaza permite al viajero saborear un buen número de tapas por la presencia de numerosas tabernas.

Plaza Nueva

Plaza Nueva es el eje central de la ciudad vieja: de aquí, puedes subir a la Alhambra por la Cuesta de Gomérez, al Albaicín por las callejuelas que rodean, a la Calle Elvira con todo su atractivo de ocio nocturno y por la Carrera del Darro se llega al Paseo de los Tristes y al Sacromonte. Es una plaza muy concurrida llena de variedad y con variadas terrazas hosteleras donde disfrutar tranquilamente del sol y la sociedad granadina. Los cristianos la llamaron "nueva" porque fue la primera plaza que crearon, en el siglo XVI. Querían cubrir el río en un lugar donde ya existían varios puentes, pero que ya no eran suficientes para dar paso a todo el tráfico que subía y bajaba entre la ciudad baja y la Alhambra. Así, se terminó por embovedar una ancha superficie que formó este gran espacio público. En ella están la Chancilleria y la Iglesia de Santa Ana.

Plaza del Carmen en ella se ubica el Ayuntamiento, construido sobre el antiguo Convento del Carmen, del que sólo se conserva el patio central.

Plaza Mariana Pineda se encuentra justo detrás del Palacio de Bibataubín, y en el centro se alza una estatua, monumento a la heroína de la libertad que le da nombre a la plaza. La heroína fue ejecutada en los Jardines de Triunfo en 1831. En el año 1950 se construyeron los jardines y se trasladó el Monumento a la Concepción Inmaculada de Triunfo, que antes estaba en la Puerta de Elvira, hasta aquí.

Paseo de los Tristes esta plaza corre paralela al Río Darro y su nombre se debe al hecho que anteriormente los cortejos fúnebres pasaban por aquí antes de subir al cementerio detrás de la Alhambra. También se llama el "Paseo del Padre Manjón", el cura que fundó una escuela para los niños pobres en el barrio de Sacromonte (Escuela Ave María) y se puede contemplar un busto suyo en ella. Se construyeron tanto la plaza como la fuente original en el año 1609 cuando se remodeló la zona y siempre ha sido un lugar muy animado. Antiguamente, se celebraban fiestas aquí y en otros tiempos, se cubrió el Río con tablas para formar un escenario para corridas de toros, juegos, obras, etc. Al final de la plaza hay un puente; el "Puente del Aljibillo" y su nombre hace referencia a un aljibe que había en el paseo al otro lado del río desde el se puede llegar a la fuente del Avellano y subir por la cuesta de los chinos hasta llegar a la Alhambra.

Jardínes de El Triunfo Ir a Arriba Regresar

Jardínes de El Triunfo

Antes había una basílica visigótica aquí pero fue destruida y reemplazada por un cementerio musulmán. Después de la Conquista Cristiana, se construyeron las iglesias y las casas señoriales alrededor, junto con el Hospital Real. Cuando las Tropas de Napoleón invadieron Granada a principios del siglo XIX, fue un lugar donde se realizaron las ejecuciones. Mariana Pineda, la heroína que luchó para la libertad, fue ejecutada aquí en 1831. En el año 1950 se construyeron los jardines y se trasladó el Monumento a la Concepción Inmaculada de Triunfo.